La verdad es que nos gusta sufrir

El mal de amores es una costumbre moderna. Y por moderna me refiero a que surgió allá por el siglo XVI, cuando se nos ocurrió que existía el libre albedrío.

Antes de eso, la gente no tenía tantos problemas amorosos, finalmente, todos los matrimonios eran arreglados y buscaban fines materiales.

Seguro existían casos pero eran los menos, y habría que ver si con la gente pobre también existía la dinámica arriba mencionada.

Y es que hay que aceptarlo, el amor involucra dinero: ya sea para expresar lo mucho que se ama al otro por medio de un detalle material o una buena cena, y bueno, aceptémoslo, el estrato social también cuenta. Lo anterior entre otras cosas.

En un artículo publicado hace algunos años por el diario Independent de Inglaterra, las novelas de Harry Potter han vendido 400 millones de ejemplares en casi 10 años, mientras que la editorial Mills and Boon vende 134 millones de ejemplares al año.

Todo gira en torno al amor, ahí consumimos gran parte de nuestro tiempo y dinero, incluso durante el matrimonio: platicas con los amigos o familiares para quejarse del otro, sin mencionar que seguimos viendo películas románticas y escuchando canciones de amor y desamor.

Como con las drogas y el alcohol, parece que el mercado amoroso siempre tiene demanda.

Todo parece indicar que existe un complot para evitar que seamos felices, es eso o nos encanta sufrir.

Para cerrar, quiero citar a Rob (John Cusack), personaje de la cinta Highfidelity (Altafidelidad; este blog se
llama así por la versión literaria).

“Nadie se preocupa de que los niños escuchen miles de canciones sobre corazones rotos, dolor, rechazo, tristeza y dolor. ¿Soy miserable y por eso escucho música pop o soy miserable porque escucho música pop?”

¿Lo dudan?

Les dejo el video donde Rob nos dice esto:

Blog Widget by LinkWithin

2 comments… add one

  • Gustavo Huidobro December 15, 2011, 7:29 pm

    Fausto, me encanta tu blog.

    Los verdaderos miserables escuchan ranchero, esa si es música de corazones rotos.

    Buen día.

    Reply
  • Adrián January 9, 2012, 8:22 pm

    “El amor entra por la ventana, el dinero por la puerta”. Pero acaso en nuestros días no muchos y muchas se casan por interés más que por amor, seguimos repitiendo la historia.

    Reply

Leave a Comment

%d bloggers like this: