La despedida de mi abuela: Entre ángeles y demonios

Al llegar a la casa donde nació mi abuela, encuentro que está inundada de cánticos que asemejan lamentos, de decenas de tíos y primos que parecen habitar en cada rincón…

[av_dropcap1]A[/av_dropcap1]l llegar a la casa donde nació mi abuela, encuentro que está inundada de cánticos que asemejan lamentos, de decenas de tíos y primos que parecen habitar en cada rincón, y de recuerdos que dicen provenir de otro mundo.

Los cantos hablan sobre ángeles que lloran a la orilla de un ojo de agua porque el alma que tenían a su cargo se ha condenado, de demonios que reclaman almas en desgracia o que están enojados porque el señor se las ha arrebatado… En otras ocasiones, los lamentos son ruegos de perdón para que el alma del difunto sea admitida en el cielo.

Las mujeres de la familia son las que cantan e inundan la habitación con su presencia. De vez en cuando, uno que otro varón entra a la sala pero sólo unos minutos; las hermanas de mi abuela, una que otra tía y sus sobrinas, no se han movido de allí en horas y no se moverán hasta el día siguiente. Continue reading “La despedida de mi abuela: Entre ángeles y demonios”

Sobre cómo me acerqué a los 40 y escribí un libro

“Quería proponerte que escribieras un libro, sobre las notas que das en el programa de radio. Algo así como Cosas que debes saber antes de cumplir cuarenta”, me dijo la editora de Ediciones B.

[av_dropcap1]”[/av_dropcap1]Quería proponerte que escribieras un libro, sobre las notas que das en el  programa de radio. Algo así como Cosas que debes saber antes de cumplir cuarenta“, me dijo la editora de Ediciones B. De inmediato dije que sí, porque publicar un libro era de las cosas que me faltaba hacer, pero la verdad es que no sabía cómo lo iba a hacer. Es decir, ¿mezclar “cosas que debes saber” con las notas que doy en el programa? Sin embargo comencé a hacerlo y poco a poco fue tomando forma.

Lo primero que me ayudó fue encontrarme con un viejo amigo del Colegio Madrid, en la comida de Ex alumnos —situación que describo al inicio del libro—, quien me contagió su entusiasmo por concretar los proyectos que siempre habíamos querido hacer. A partir de ese momento supe que el libro debería tener algo personal, que fuera un pretexto para hablar sobre diversas inquietudes que finalmente no están tan alejadas de las notas de las que hablo en el programa de radio; inquietudes que finalmente, he conocido y reconocido justo ahora que me acerco a los 40. Continue reading “Sobre cómo me acerqué a los 40 y escribí un libro”

Érase una vez… la televisión

Crecí prácticamente pegado al televisior. Al menos los primeros 7 años de mi vida.

[av_dropcap1]C[/av_dropcap1]recí prácticamente pegado al televisior. Al menos los primeros 7 años de mi vida. Veía caricaturas casi todo el día, aunque no recuerdo cómo le hacía para hacer las tareas, pero me iba bastante bien, de hecho,intercambiaba mis calificaciones por tiempo de televisión, así que mientras hiciera mi tarea… ¿por qué debían decirme algo?

Horas y horas de caricaturas, combinadas con algunos documentales, mini series y gracias a mi abuela, algunas telenovelas. Por supuesto, lo que más recuerdo y lo que más me gustaba eran las caricaturas y luego los programas históricos. Y… ¿qué mejor si había algo que tuviera un poco de las dos cosas? Y lo había… era una caricatura llamada Érase una vez… un hombre. Continue reading “Érase una vez… la televisión”