Noticias y artículos relacionados con el mundo de la comunicación y los medios masivos en cualqueir sección de este blog.

Posts

De súper héroes y películas taquilleras

Debo confesar que, a pesar de que me gusta el género de fantasía, las películas de súper héroes me tienen un poco cansado. Me he divertido mucho con ellas, sobre todo con la trilogía de Batman (Christopher Nolan) y con Deadpool, pero en su mayoría me parecen desechables.

Estoy convencido de que la fantasía, como género narrativo, no suele valorarse como debiera porque se cree que es un género para niños y adolescentes, un género menor, y cuando va dirigido a los adultos es producto de la infatilización.

Creo que la fantasía es un género que da la posibilidad de plantear otros mundos llenos de mensajes que enriquecen nuestra realidad. Pero por supuesto, como en todo, existen obras totalmente desechables, que son la mayoría.
Read more

Mis observaciones sobre Tidal

Publicado originalmente en www.revistaaltafidelidad.com.mx

A primera vista, por decirlo de algún modo, Tidal parece una opción sumamente atractiva para los que gustamos de escuchar la música con la mejor calidad posible, en la medida de lo posible: Tidal consigue reproducir en streaming, música con calidad de CD, y eso es algo que de verdad se agradece. Además, cuentan con una galería de videos, y de seguro habrá contenido exclusivo para la plataforma.

Ahora bien, el problema está en los casi 20 dólares que habrá que pagar cada mes por el servicio. No sé si estoy dispuesto a pagarlo. Y debo aclarar que soy una persona que suele pagar por contenido digital.
Read more

,

Análisis de la cobertura mundialista en TV en Brasil

mundial-perm

Resumen: Fausto Ponce, Cheko Záun y Roberto Fco Ponce analizan la cobertura mundialista durante el mundial de Brasil 2014.

[display_podcast]

Read more

El Principito y la reinvención de nuestro niño interior

Una de mis historias favoritas es sin duda El Principito; en especial, el pasaje donde, en medio del desierto, sin un avión que pueda volar, nuestro protagonista se encuentra con El principito quien le exige que le dibuje un cordero,  a lo que su interlocutor no hace otra cosa que dibujar una serpiente devorando a un elefante.

Para mi, esa imagen representa la esencia del empoderamiento: el verbo que genera acción (la orden de El Principito) y la ilusión de posibilidades infinitas (la serpiente devorando al elefante).

Con todo y lo anterior, resulta curioso que nunca me ha llamado la atención el reencuentro con mi niño interior. Sin embargo, en cierta ocasión, mientras cursaba un curso de actuación en el Centro Universitario de Teatro de la UNAM, realizamos un ejercicio relacionado, cuyos resultados son motivo de este artículo.

El ejercicio era una especie de meditación guiada en donde en algún punto debíamos toparnos con nuestro niño interior y abrazarlo y decirle que todo iba a estar bien.

Recuerdo que sentí una tristeza profunda, y recuerdo también que mi niño interior no sabía no qué estaba pasando: el que necesitaba saber que todo iba a estar bien era yo y no él.

Claro que como niño no siempre fue todo miel sobre hojuelas pero los momentos trágicos de mi vida se borraban de manera inmediata con alegrías cotidianas, porque como niños no tenemos demasiada conciencia de las cosas.

La angustia, los miedos y las inseguridades vinieron después, conforme me iba volviendo adulto. Como niño sufría, pero tenía la capacidad de borrarlo todo por esa falta de conciencia; mi yo adulto fue quien padeció la cicatrices, fue quien deseaba mejorarle la vida a ese niño que alguna vez fui.

Y por cierto, debo comentar que mi niño interior deseaba ser adulto pues se sentía muy limitado.

¿Para qué contactar con él entonces? En mi caso, creo que para nada. Desde pequeño hice un pacto conmigo de sueños, pensamientos, valores y actitudes que deseaba conservar cuando entrara el maravilloso mundo de los adultos. Algunas cosas las he conservado, otra medio me he traicionado pero a mi niño interior ni siquiera le importan, a mi sí.

Además, ¿de qué niño hablamos? ¿El de los 3, 5, 7 o 10 años?

El adulto que entra en contacto con El Principito recupera valores que había perdido y que le sirven para seguir adelante, entre ellos la esperanza, el amor, el compromiso… pero al final, El Principito debe morir para que el adulto pueda seguir adelante y salir volando del desierto.

La esencia de lo que es bueno para nosotros y lo que nos empodera es lo que debe prevalecer, lo demás es nocivo: los niños carecen de conciencia y su inocencia los lleva a cometer caprichos y a lastimar gente, incluso los llega a poner en peligro.

Honremos eso que fuimos, celebremos lo que somos y sigamos adelante por una versión mejor de nosotros mismos, de nuestros niños, adolescentes y adultos pasados.

Charlie Brown y la selección mexicana

Ok, tengo un mensaje para la selección mexicana de futbol con motivo del uniforme que portó en el partido contra Nigeria: Que dice Charlie Brown que si le regresan su playera.

charlie-seleccionmx

O sea.. ¿quiubo?

Charly-Brown