Todos los artículos de cultura y entretenimiento escritos especialmente para este blog.

William s Borroughs

The ancient Egyptians postulated seven souls. Top soul, and the first to leave at the moment of death, is Ren, the Secret Name. This corresponds to my Director. He directs the film of your life from conception to death. The Secret Name is the title of your film. When you die, that’s where Ren came in.

Seven Souls de William S. Borroughs.

Hace algunos meses, me hicieron una pregunta que en su momento me pareció extraña pero que me dejó girando de una manera u otra: ¿Qué película y qué canción definen lo que ha sido tu vida? Pregunta díficil porque usualmente, aunque uno guste de películas o canciones existen algunos pasajes que llegan más que otros, pasajes en los que uno dice “Esa es mi vida”. Pero no necesariamente nos identificamos con toda la obra.

Read more

Aquella tarde nublada hice todas las preguntas que me vinieron a la mente para ver si las cartas decían lo que yo quería escuchar. No tuve “suerte”. Salí de aquella sesión resignado pero con mazo de cartas de Tarot en la mano.

Read more

Por fin regresé a la escuela luego de que hace casi más de un año dije que lo iba a hacer. Sin embargo, las cosas no salieron como planeaba y regresé como maestro y no como alumno. El resultado fue una confrontación con mis conocimientos y mi habilidad para poderlos transmitir. No ha sido sencillo.

Read more

Gabriel no para ni un segundo. Salvo cuando está dormido y sólo por períodos de una hora. Sé que todos los padres dicen lo mismo de sus hijos, pero les prometo que en este caso supera a muchos: mi pequeño tiene una energía descomunal. No saben…

A ese contexto hay que añadir las cargas de trabajo de la casa y el hecho de que mi esposa Montse y yo, trabajamos, y pues estamos en medio de una cuarentena, solos en casa. Dios mio, ayúdanos.

Y entonces el polvo comenzó a atacarnos…

Dios mio, ayúdanos.

Luego de tres meses de malabarear con nuestros deberes la necesidad de un mano extra se hizo indispensable, sobre todo con las responsabilidades de casa. La respuesta llegó de una forma que yo no había concebido salvo en las películas de Ciencia Ficción: compramos dos robots aspiradores. Primero uno barato, el Clean Robot, y posteriormente el iRoomba 671.

Gabriel lo recibió con asombro, “¿Bo?”, repetía una y otra vez para ver si realmente lo estaba nombrando bien. “Sí, chiquito, es un Robot”. Los gatos lo recibieron con más asombro pero sólo un par de horas, después se volvió parte de su escenario cotidiano.

Nuestros primeros robots… su primer robot. Innevitable pensar ¿hasta a dónde llegará esto? ¿Viviremos como en una película de Ciencia Ficción? ¿Serán los robots nuestras peores pesadillas? ¿Nos ayudarán, como se dice en Blade Runner 2049, a conquistar otros mundos?

Y es que la verdad la convivencia con los robots ya está aquí. No sabemos qué esperar con certeza, salvo que, según el libro El ascenso de los robots de Martin Ford, estás máquinas vendrán a arrebatarnos muchos de nuestros trabajos.

¿Cómo lo vivirá Gabriel? ¿Cómo lo vivirán sus hijos? A estas alturas… contarle sobre una vida sin teléfonos celulares y de una televisión no bajo demando le parecerá un mundo antiguo.

¿Qué nos espera a nosotros?

Líbranos del polvo

Los robots funcionaron.

El Clean Robot poco menos que el iRoomba, pero fue el primero en llegar y lo hicimos a manera de experimento. Es un modelo barato y poco sofisticado que no alcanza esquinas ni muchos rincones pero luego de no poder barrer en un par de días. Sí, no sustituye al trabajo humano pero ayuda un poco.

Desgraciadamente este robot no aguantó los embates de Gabriel, quien se sentaba en él porque… pues porque podía y le parecía divertido: las llantitas del robot, que parecen de carrito de tianguis, no soportaron el peso.

Luego llegó el iRoomba y la diferencia es enorme.

Llega a las esquinas y a algunos rincones. Está limitado por su altura y tamaño pues hay muebles a los que no puede acceder por debajo, a diferencia del Clean Robot que por ser mucho más pequeño sí alcanza a pasar. El precio sí cuenta.

Y el polvo desapareció.

Aún así tampoco sustituye a una mano humana, requiere de asistencia y no evita que eventualmente debamos mover muebles para barrer o aspirar algunos rincones pero es efectivo en un 80 por ciento. No resuelve todo lo que necesitamos pero sí se agradece.

¿En qué porcentaje sustituirán los robots laboralmente al ser humano? ¿En un futuro será símbolo de estatus tener robots? ¿Generaremos un nuevo sistema, tipo esclavista, pero basado en robots?

Me emociona pensar en este tipo de cosas y lo que nos depara con los robots pero también me da un poco de miedo… Me gustaría tener un rancho con robots trabajándolo pero ¿y si se genera una distopia cómo lo vemos en las películas?

En fin… los robots están aqui y poco a poco los veremos más seguido en ambientes cotidianos. No hay vuelta atrás.

Y a ustedes… ¿les emociona? ¿Tienen alguna experiencia con robots?

Post actualizado

Voy a regresar a la escuela. Lo digo en sentido figurado, porque lo que voy a hacer es repasar diversos recuerdos escolares lo cual incluye anécdotas, libros, materias y documentos que me vaya encontrando.

¿Por qué? No lo sé. De pronto me surgió la curiosidad de hacer un repaso por todo eso el cual se acrecentó con el nacimiento de mi hijo.

Por otro lado, esta idea se vio reforzada por algunas situaciones “mediáticas”. Una de ellas tenía que ver con el surgimiento de los influencers y youtubers y el hecho de que estos creadores de contenido de pronto surgieron a la fama saltándose los pasos que tradicionalmente uno debía llevar. Prácticamente ellos surgieron de la nada. Supongo que todos ellos se sintieron merecedores, por nacimiento, de ser escuchados.

Y ahí tenemos cientos de creadores de contenido que en su mayoría no están preparados académicamente y sin embargo, poseen audiencias que ya quisieran tener la mayoría de escritores, comunicadores, periodistas, artistas y más creadores. El escritor y ensayista Alessandro Baricco compararía este fenómeno con la destrucción del imperio romano por los bárbaros, en el libro de ensayos llamado precisamente Los bárbaros, aunque se refería a la llegada de internet y Google, pero no hablaba de influencers ni youtubers.

La otra se relaciona con una entrevista realizada al actor Odín Dupeyron, en donde éste revela que no terminó la prepa y que nada de lo que vio en la escuela le ha servido para la vida.

Lo anterior no tiene nada malo, pero llama la atención porque Odín ha fundado su éxito y reputación con base en su filosfía de vida, la cual transmite en sus obras, conferencias y libros. Y… ¿acaso los filósofos no son tipos estudiados que hablan acerca de la vida? Bueno, no todos pero al menos algunos, como Fernando Savater… Y si no un filósofo, quizá un psicólogo estaría mejor preparado para ayudarnos con nuestra vida.

Y por último, la dinámica de las redes sociales en donde todo mundo opina de todo sin que eso signifique que se tenga conocimiento o método alguno. Más que conversaciones inteligentes, intelectuales y lógicas, tenemos prejuicios, argumentos viscerales y severos problemas de ira, que en general sólo sirven de desahogo para los involucrados.

Y entonces… ¿qué pasó con la escuela? ¿Para qué nos sirve? ¿Es sólo un mero trámite? La respuesta obvia es no, pero siento que estoy respondiendo en automático, siento que también he entrado en esta dinámica visceral de las redes sociales; sólo me he quedado con lo que he aprendido durante mi vida laboral (reseñas, artículos, entrevistas, reportajes… ). Ya casi ni recuerdo lo que aprendí en la prepa, un poco más sobre aquello que vi en la universidad, pero en general, la escuela parece un mundo lejano para mi.

Creo en la educación, sobre todo  aquella que se nos da en la escuela, a pesar de algunos maestros mediocres, a pesar de planes de estudio diseñados por el gobierno que nos enseñaron que los mexicanos hemos sido víctimas toda nuestra historia de fuerzas extranjeras. Algunos más limitados que otros, algunos más brillantes y apasionados, tuve maestros que aportaron mucho en vida y a todos les tengo un agradecimiento infinito.

Es momento de regresar a ese momento y descubrir por qué y para qué aprendí todo lo que en su momento aprendí, luego de horas y horas de materias que ahora son tan ajenas como biología, matemáticas, historia o geografía. Y sobre todo, qué es lo que puedo hacer con todo eso, para mi vida cotidiana e incluso laboral.

Así pues, tomé una nueva libreta, que como muestra la foto de arriba es de Star Wars, en vez de un cuaderno Scribe, y compré una pluma Lammy, fuente, con cartucho de tinta azul, en vez de una pluma Vic de color azul. Buscaré entre mis libros y papeles viejos a ver qué voy encontrando, y revisaré materias que nunca pensé volver a revisar e iré apuntando mis descubrimientos y por supuesto, los compartiré con ustedes.  Espero que ustedes puedan hacer lo mismo.

Ya veremos a dónde me lleva este viaje.


¿Ustedes qué opinan de la escuela? ¿La pasaron bien? ¿Sientes que les ha servido? Los leo.