Resumen: Pascual Morones, Roberto Fco., Leonardo y Fausto Ponce platican sobre los Emmy 2020, sobre la serie Warrior Nun; sobre Folklore, el más reciente disco de Taylor Swift, y sobre la mini serie documental Ciudad del miedo: Nueva York vs La Mafia.

Por cierto, tenemos una promoción para los escuchas del podcast: Bookmate y Permanencia Involuntaria nos dan un mes gratis. Bookmate es una plataforma de libros tipo Spotify, así que si les gusta leer, entren a https://es.bookmate.com/code y pongan el código: pibookmate.

Descarga el programa en este link:Permanencia Involuntaria #392: Emmys 2020, Warrior Nun, Taylor Swift y Ciudad del miedo.; O bien, Descárgalo desde iTunes Store, iVoox, Spotify, Spreaker, Google Play, Castbox y iHeart Radio.

Gabriel no para ni un segundo. Salvo cuando está dormido y sólo por períodos de una hora. Sé que todos los padres dicen lo mismo de sus hijos, pero les prometo que en este caso supera a muchos: mi pequeño tiene una energía descomunal. No saben…

A ese contexto hay que añadir las cargas de trabajo de la casa y el hecho de que mi esposa Montse y yo, trabajamos, y pues estamos en medio de una cuarentena, solos en casa. Dios mio, ayúdanos.

Y entonces el polvo comenzó a atacarnos…

Dios mio, ayúdanos.

Luego de tres meses de malabarear con nuestros deberes la necesidad de un mano extra se hizo indispensable, sobre todo con las responsabilidades de casa. La respuesta llegó de una forma que yo no había concebido salvo en las películas de Ciencia Ficción: compramos dos robots aspiradores. Primero uno barato, el Clean Robot, y posteriormente el iRoomba 671.

Gabriel lo recibió con asombro, “¿Bo?”, repetía una y otra vez para ver si realmente lo estaba nombrando bien. “Sí, chiquito, es un Robot”. Los gatos lo recibieron con más asombro pero sólo un par de horas, después se volvió parte de su escenario cotidiano.

Nuestros primeros robots… su primer robot. Innevitable pensar ¿hasta a dónde llegará esto? ¿Viviremos como en una película de Ciencia Ficción? ¿Serán los robots nuestras peores pesadillas? ¿Nos ayudarán, como se dice en Blade Runner 2049, a conquistar otros mundos?

Y es que la verdad la convivencia con los robots ya está aquí. No sabemos qué esperar con certeza, salvo que, según el libro El ascenso de los robots de Martin Ford, estás máquinas vendrán a arrebatarnos muchos de nuestros trabajos.

¿Cómo lo vivirá Gabriel? ¿Cómo lo vivirán sus hijos? A estas alturas… contarle sobre una vida sin teléfonos celulares y de una televisión no bajo demando le parecerá un mundo antiguo.

¿Qué nos espera a nosotros?

Líbranos del polvo

Los robots funcionaron.

El Clean Robot poco menos que el iRoomba, pero fue el primero en llegar y lo hicimos a manera de experimento. Es un modelo barato y poco sofisticado que no alcanza esquinas ni muchos rincones pero luego de no poder barrer en un par de días. Sí, no sustituye al trabajo humano pero ayuda un poco.

Desgraciadamente este robot no aguantó los embates de Gabriel, quien se sentaba en él porque… pues porque podía y le parecía divertido: las llantitas del robot, que parecen de carrito de tianguis, no soportaron el peso.

Luego llegó el iRoomba y la diferencia es enorme.

Llega a las esquinas y a algunos rincones. Está limitado por su altura y tamaño pues hay muebles a los que no puede acceder por debajo, a diferencia del Clean Robot que por ser mucho más pequeño sí alcanza a pasar. El precio sí cuenta.

Y el polvo desapareció.

Aún así tampoco sustituye a una mano humana, requiere de asistencia y no evita que eventualmente debamos mover muebles para barrer o aspirar algunos rincones pero es efectivo en un 80 por ciento. No resuelve todo lo que necesitamos pero sí se agradece.

¿En qué porcentaje sustituirán los robots laboralmente al ser humano? ¿En un futuro será símbolo de estatus tener robots? ¿Generaremos un nuevo sistema, tipo esclavista, pero basado en robots?

Me emociona pensar en este tipo de cosas y lo que nos depara con los robots pero también me da un poco de miedo… Me gustaría tener un rancho con robots trabajándolo pero ¿y si se genera una distopia cómo lo vemos en las películas?

En fin… los robots están aqui y poco a poco los veremos más seguido en ambientes cotidianos. No hay vuelta atrás.

Y a ustedes… ¿les emociona? ¿Tienen alguna experiencia con robots?

Resumen: Pascual Morones y Fausto Ponce hablan sobre la cinta de Will Ferrell, Festival de la Canción Eurovisión: La historia de Fire saga, y de las series Oscuro deseo y Maldita.

Por cierto, tenemos una promoción para los escuchas del podcast: Bookmate y Permanencia Involuntaria nos dan un mes gratis. Bookmate es una plataforma de libros tipo Spotify, así que si les gusta leer, entren a https://es.bookmate.com/code y pongan el código: pibookmate.

Descarga el programa en este link:Permanencia Involuntaria #391: Fire saga, Oscuro deseo, Maldita.; O bien, Descárgalo desde iTunes Store, iVoox, Spotify, Spreaker, Google Play, Castbox y iHeart Radio.

Publicada originalmente en Proceso.com.mx el 6 de noviembre del 2019. Ésta es una versión del autor.


Asfixia es una bonita y esperanzadora historia de amor que no entra en el género de la comedia romántica; más bien podríamos decir que es un drama amoroso que tiene la capacidad de mostrarnos que al final de un oscuro túnel puede haber luz.

La cinta dirigida por Kenya Márquez cuenta la historia de Alma (Johana Fragoso Blendl), una mujer albina que acaba de salir de prisión —donde aprendió a cuidar enfermos—, y está decidida a encontrar a su hija quien, al parecer, se encuentra bajo el cuidado de su padre, El Bernie (Raúl Briones), un sujeto poco confiable y ladrón de poca monta, que vende medicinas robadas.

En un principio, Alma no tiene “suerte”. Nadie abre en casa de El Bernie por lo que decide ir en busca busca de su excompañera de trabajo y amiga, Conchita (Mónica Del Carmen) —quien trabaja en una farmacia—, para obtener respuestas.

Ahí, ocurren dos cosas importantes.

Por un lado, Alma se topa con un sujeto hipocondríaco llamado Clemente (Enrique Arreola), quien se muestra interesado en la chica porque le recuerda al ángel Gabriel y, por otro lado, nos enteramos que El Bernie anda desaparecido y que probablemente la hija de Alma se encuentre en Tijuana. Además, alcanzamos a vislumbrar qué fue lo que hizo nuestra protagonista para ir a dar en prisión.

Mientras Alma descubre si lo que dice su amiga es verdad, decide quedarse en la Ciudad de México y continuar con su búsqueda hasta tener la certeza del paradero de su pequeña.

Asfixia (México, 2019) nos muestra la tenacidad de una mujer que no tiene nada que perder, pues lo único que necesita es el amor; principalmente, el amor por su hija que lleva cargando, aunque durante la cinta vamos viendo que Alma tiene mucho amor para dar y repartir.

En medio de esta odisea la historia posee, de manera discreta, tintes sociales relacionados con el machismo, la misoginia y el color de la piel; sin embargo, no es en torno a ellos que gira la historia. Si estos elementos están en la cinta es porque existen en nuestro contexto social, pero la directora no pierde de vista que Alma y su búsqueda son las protagonistas de la historia.

Gran aliado resulta Clemente, quien ve a esta mujer como su posible salvación, sin darse cuenta de que quizá sea él quien tiene una misión más importante para con su albina angelical.

De Bernie no hay mucho que agregar: el típico macho bribón, para quienes las mujeres son sólo seres manipulables que usa a su conveniencia. Por su parte, Conchita resulta una “víctima” de las convenciones sociales: para ella lo único que dará sentido a su vida es casarse con el hombre que ama, sin importar si éste le corresponde o no.

Asfixia tiene una falla que coarta un poco la emoción de la cinta: de pronto, la energía es tan baja, que arrastra consigo las actuaciones de sus compañeros lo que genera la sensación de que algo está haciendo falta para “tener un cuadro perfecto”; dentro de lo más notorio es la relación que se establece entre Clemente y Alma, la cual —según vamos siguiendo en la historia—, debería de tener más química, y al final parece que ambos rayan un poco en la indiferencia.

Pese a lo anterior, Asfixia funciona muy bien, y es capaz de inyectar un rayo de esperanza a un mundo que parece estar cubierto de sombras


Puedes escuchar la entrevista que le hice a la directora en mi podcast Permanencia Involuntaria

El tema se encuentra en el minuto 35:38.

En el programa del 22 de julio de Dispara, Margot, dispara platicamos sobre algunos datos curiosos sobre el catálogo de Netflix, y aprovechamos para platicar sobre la calidad de las producciones que ahí habitan.

¡Pasen a descargar o a escuchar!